trastorno

¿Cómo te comunicas?

¿Cómo te comunicas?. Las personas somos animales sociales, y por ello vivimos en sociedad. Esto conlleva que diariamente tengamos que comunicarnos con todo tipo de personas, en diversos contextos. Es muy importante la manera en cómo vamos a desarrollar nuestras interacciones sociales, y cómo vamos ha establecer la comunicación con las personas de nuestro alrededor. De ello depende la calidad de nuestras relaciones sociales, y nuestro bienestar personal.

Las habilidades comunicativas son la herramienta que nos va a ayudar a mejor la forma en que nos comunicamos.

¿Qué es la comunicación?

Se entiende por comunicación la acción consciente que emprenden dos individuos para establecer un intercambio de mensajes entre ambos.

Por ello comunicarse es la base de las relaciones sociales. A través de las palabras podemos expresar y compartir nuestros pensamientos y emociones. Nos permite aprender de los otros, y adquirir nuevos puntos de vista. En resumen, nos permite ampliar la forma en que vemos y entendemos el mundo.

Estilos de comunicación

Se puede hablar de estilos de comunicación, dependiendo de las características, actitudes, y habilidades sociales que pongamos en practica a la hora de emitir un mensaje. Es importante tener en cuenta que dependiendo del estilo comunicativo que usemos, puede variar drásticamente la calidad de nuestra comunicación, y la manera en cómo nuestro interlocutor va a recibir el mensaje.

A continuación, se describen los 3 estilos comunicativos:

  • Comunicación agresiva: la persona se sitúa en una posición de poder enfrente de su interlocutor. No da pie al dialogo y a la negociación. Por el contrario, se busca imponer los criterios propios, sin tener en cuenta los del otro. 
  • Comunicación pasiva: la persona evita expresar sus emociones y pensamientos. Tiende a aceptar las opiniones y creencias ajenas, teniendo dificultades para poder exponer los suyos propios. Se evita la confrontación, y se intenta pasar desapercibido, mostrando agrado y conformidad. De esta manera no se da lugar al conflicto. 

La comunicación efectiva empieza por la escucha.

  • Comunicación asertiva: se exponen los pensamientos, opiniones, y emociones de forma honesta y sincera. Expresando las necesidades de la persona, y dando pie al dialogo, para encontrar puntos de acuerdo con los demás. Se tiene en cuenta cómo pueden sentirse las otras personas, y sus intereses personales. Fomentando el acuerdo entre ambas partes, y que cada uno pueda obtener un beneficio personal.  

Habilidades comunicativas

Entrenar nuestras habilidades comunicativas nos va a dar un mayor manejo de nuestras palabras, y la forma en que las emitimos. Podremos exponer aquello que queremos decir, adaptándonos a las circunstancias especificas de la situación, y de la persona que tenemos al lado. Mejorando la efectividad de nuestra comunicación, y por ello acercándonos al bienestar personal.

A continuación, se describen algunas de las habilidades comunicativas:

  • Escucha activa: estar atentos y conectados con el mensaje que nos quieren transmitir. Es importante que nuestro interlocutor tenga la sensación de ser escuchado, y que le damos importancia a sus palabras.
  • Lenguaje no verbal: la comunicación no se produce solo con el lenguaje. Nuestra expresión facial, posición corporal, y gestos también aportan información al resto.
  • Negociación: mantener una actitud dialogante, a favor de la negociación y el acuerdo entre ambas partes.
  • Respeto: se trata de mostrar respeto por la persona que tenemos delante, y sus pensamientos, creencias o ideas.
  • Empatía: tener en cuenta cómo se puede sentir la otra persona en todo momento.
  • Validación emocional: mostrar aceptación por aquello que nos expresa la otra persona. Validar su mensaje, y hacerle sentir comprendido.

¡¡No dejes que las palabras te dominen! Parar y pensar antes de hablar hará que tu comunicación sea más efectiva.

Ariadna Villaplana