S.O.S. En casa no nos entendemos.
Pautas para corregir los problemas de conducta en familia.

mala conducta en casa

Ser padres nunca ha sido tarea fácil, y menos en los momentos que estamos viviendo, es por eso que creemos importante compartir con vosotros pautas para corregir los problemas de conducta en casa.

Nos pasamos las 24 horas de la semana juntos, intentando hablar, negociar, convivir, compartir… tareas que muchas veces cuestan más de lo que esperábamos.

Cómo padres, os pedimos que no os culpabiliceis cuando las cosas no salgan como habíais pensado. Recordar que no siempre tenemos las mismas ganas y energía para invertir en la educación de nuestros hijos, y sobretodo, tener en cuenta que en la base de toda educación está el aprendizaje, la paciencia y la constancia. No todo se consigue en el primer intento o por arte de magia.

Las raíces de la educación son amargas pero los frutos son dulces

Consejos para tener una mejor relación y mejorar problemas de conducta en casa.

  • Haz una lista de aquellas conductas que deseas cambiar o mejorar: Es importante concretar y escoger primero aquellas conductas disruptivas, que son más importantes para nosotros. A medida que consigamos modificar las primeras conductas, añadiremos de otras. Intentar cambiar todo de golpe solo nos agobiará y dará la sensación de fracaso.
  • Fuera el castigo: Los niños por su mala conducta no recibirán un castigo, sino una consecuencia. ¿La diferencia? El castigo se lo ponemos nosotros y se rebotan y enfadan, en cambio la consecuencia es algo que ellos deciden negociando contigo. «Hoy tienes menos tiempo para jugar porque decidiste jugar ayer durante más rato». Ellos deciden sus actos y por lo tanto sus consecuencias.
  • Evita las consecuencias negativas a largo plazo: Cuando alguien recibe una consecuencia negativa por algo que ha hecho mal, ha de sufrirla, pero también ha de tener la oportunidad de corregir sus actos.
  • Utiliza el tiempo fuera: Cuando estamos enfadados y llenos de ira, de poco sirve ponernos a discutir. En ese momento carecemos de empatía y por lo tanto de comprensión hacia la otra persona. Para calmar la situación siempre recomiendo que ambas partes se tomen un tiempo de respiro y reflexión cuando vean que las cosas se están poniendo feas. En terapia me gusta compararlo con un semáforo. Si nosotros nos sentimos de color verde, estaremos abiertos a hablar y conversar de forma amable y receptiva. Si nosotros estamos de color naranja, nos empezamos a poner tensos, a cambiar nuestro tono de voz y a ser menos amables. Por lo contrario si nos ponemos de color rojo, nos sentimos enfadados, desbordados y perdemos el control. Por lo tanto, cuando sintamos que estamos de color NARANJA, es el momento de utilizar el tiempo fuera.
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
  • Talleres
  • Psicoterapia Adultos
  • Psicoterapia Infantil / Adolescentes
  • Logopedia
  • Crecimiento Personal
  • Av. Catalunya 10-12. Cerdanyola del Vallès
  • 644524536
  • Horario:
    Lun a Vier: 09:00 - 21:00h
    Sáb: 09:00 - 14:00h
  • Trabaja con nosotros: rrhh@psicomindterapias.com

Newsletter

© 2019 All rights reserved​

Made by www.clersweb.com