¿Qué hago si mi hijo no quiere comer?

Mi hijo no quiere comer

¿Qué hago si mi hijo no quiere comer?, ¿Por qué a la mayoría de los niños les gustan las golosinas pero detestan la ensalada o las coles de bruselas?, ¿Se les puede enseñar a alimentarse de manera sana?, ¿Cómo?

Padres y madres viven la frustración constante de intentar normalizar las comidas de sus hijos. Su mayor deseo es inculcarles una alimentación sana, además de unos buenos modales en la mesa. Las armas más utilizadas por todos los padres son el enfado, gritos y chantajes, pero en este terreno estas técnicas pierden fuerza y efectividad y muchos padres no saben qué hacer ante tal situación.

Es importante que los padres sepan que los niños experimentan en lo que a la alimentación se refiere una especie de revolución. Pasan de un entorno alimentario seguro y vigilado de cerca por su madre a un mundo lleno de peligros. Con el fin de sobrevivir, la evolución nos ha proporcionado determinadas reglas de aprendizaje que se van superando con la edad pero que permiten una adaptación lo más adecuada posible.

Es importante hablar de evolución

La tendencia a ingerir o no determinados alimentos por sus cualidades de sabor (dulce, amargo o ácido), así como la neofobia, miedo a las cosas nuevas, en este caso a probar alimentos nuevos, pertenecen al proceso de maduración en el desarrollo infantil. Tales programas han sido fijados en los factores hereditarios del ser humano, ya que nuestros antepasados sabían si un alimento era sano, indigesto o venenoso según el sabor o tacto que tenía. En este caso los niños se decantan por alimentos dulces y grasos porque su marca genética les indica que son sanos. Esa es la razón por la cual les cuesta tanto, por ejemplo,  probar las verduras. Cuanto más amargas sean, menos las comerán.

Sin embargo a medida que los niños crecen van superando la neofobia gracias a una mayor tendencia a orientarse según el comportamiento de las personas de su entorno y a aprender de ellas. De esa manera, introducen más alimentos acordes con las características culturales y familiares propias.

6 Reglas para los padres:

  1. No insistir, refunfuñar ni, bajo ningún concepto, amenazar al niño; presionarle demasiado resulta contraproducente
  2. Para introducir un nuevo alimento en la dieta del pequeño se le debe ofrecer el producto repetidas veces a lo largo de unos días, motivándole a probar al menos un trocito.
  3. Huir del lema: “Quiero ver el plato vacío”; es una regla carente de sentido o insana.
  4. Evitar bebidas y alimentos ricos en calorías una hora antes de la comida: con apetito se suele estar más predispuesto a probar alimentos nuevos
  5. Comer junto con otros niños es la mejor estrategia para ampliar el menú del pequeño. Existe la opción del juego, ya que éste anima a probar nuevos platos. Si juega con un amigo o hermano se obtiene mejor resultado.
  6. Resulta de utilidad contar con una persona de ejemplo, a quien pueda imitar lo que come, ya sea adulto o de su misma edad.
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
  • Talleres
  • Psicoterapia Adultos
  • Psicoterapia Infantil / Adolescentes
  • Logopedia
  • Crecimiento Personal
  • Av. Catalunya 10-12. Cerdanyola del Vallès
  • 644524536
  • Horario:
    Lun a Vier: 09:00 - 21:00h
    Sáb: 09:00 - 14:00h
  • Trabaja con nosotros: rrhh@psicomindterapias.com

Newsletter

© 2019 All rights reserved​

Made by www.clersweb.com