¿Te pasas la vida enfadado/a?

¿Te pasas la vida enfadado/a?

La baja tolerancia a la frustración

La baja tolerancia a la frustración  es uno de los principales problemas del ser humano. La hostilidad hacia uno mismo o hacia los otros incluye una baja tolerancia a la frustración porque lo que está pasando es que estamos exigiendo que los demás nos obedezcan, o que queramos de forma rápida e inmediatamente obtener la gratificación que queremos, evitando problemas y contratiempos por parte del mundo y de otra gente. Pues bien, debo decirte que la frustración en sí misma es normal y parte de la condición humana. Contrariamente, tener una tolerancia a la frustración demasiado alta o simplemente no hacer nada con la frustración tampoco es la forma más sana de afrontar la vida.

Cuando intentamos evitar la frustración lo que conseguimos es prolongar una vida muy pobre. Hay que aceptar aquello que nos frustra para empezar a trabajarla y ser más tolerantes. De lo contrario, la consecuencia de no digerir esa frustración natural nos lleva a sufrir consecuencias negativas como tener ansiedad o depresión.   

¿Cómo empezar a trabajar para ser más tolerante a la frustración?

A continuación te propongo que pongas en práctica 5 pasos para trabajar tu baja tolerancia a la frustración.

  • Identifica tus propios pensamientos y empieza a debatirte con estas preguntas: ¿Dónde está escrito que no debo tener ninguna frustración? ¿Qué pruebas tengo que no lo puedo soportar? ¿Puesto que no deseo tener frustraciones, eso significa que no debo tener ninguna? ¿El hecho de que me sea desagradable significa que no pueda tolerarlo? ¿Me es útil o me ayuda decirme que no lo puedo soportar?
  • Acepta aquello que no puedas cambiar. Es muy importante aprender a aceptarte y aceptar la realidad desagradable pensando que no tiene por qué ser diferente a pesar de que nos gustaría. La realidad es como es y no como nos gustaría.
  • Permanece en situaciones difíciles o que creemos insoportables e intenta soportarlas de la mejor manera posible. Se trata de hacer lo contrario de lo que se hace cuando uno considera una situación insoportable que es la de salir corriendo.
  • Practica los siguientes pensamientos:
      • “No siempre tengo que conseguir lo que deseo”
      • “No es la frustración lo que me bloquea, solo creo que me bloquea”
      • “Es incómoda pero soportable”
      • “La acepto aunque no me guste”
      • “Nada es espantoso, horrible o terrible, pues la situación siempre podría ser peor”
  • Utiliza el sentido del humor. El humor nos ayuda a desdramatizar situaciones que nos incomodan.

El humor nos ayuda a desdramatizar situaciones que nos incomodan.

La vida está llena de obstáculos y buenos momentos. Aprendemos de cada experiencia y aprender a tolerar la frustración incluye ciertas dosis de esfuerzo y malestar. Pero superarse una vez más siempre acaba siendo un logro gratificante.

Áurea Belmonte
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin